La verdad Detras de la Mentira

Cada 28 de diciembre se celebra el Día de los Inocentes en el cual la gente le juega bromas a sus amigos, familiares o compañeros de trabajo. La tradición, que ahora es algo divertido, comenzó hace miles de años conmemorando la matanza de todos los niños menores de 2 años, ordenada por el rey Herodes al enterarse del nacimiento de Jesús.

Según el Evangelio de San Mateo, todo comenzó cuando unos magos llegaron a Jerusalén en busca del Mesías, futuro rey de Israel, quien según ellos, acababa de nacer.

Vea También: Niño recibe regalo equivocado en Navidad y hace un escándalo que se vuelve viral en redes sociales

Su argumento estaba basado en la profecía del antiguo testamento que decía: "Cuando aparezca una nueva estrella en Israel, es que ha nacido un nuevo rey que reinará sobre todas las naciones”.

Herodes era un obsesionado por el poder, al enterarse de esta noticia, no dudó en dar la orden de asesinar a todos los niños menores de dos años para proteger su trono.

El rey fingió un interés por conocer al hijo de Dios al decirle a los magos: "vayan y se informan bien acerca de ese niño, y cuando lo encuentren vienen y me informan, para ir yo también a adorarlo" según San Mateo.

Tal y como se conoce en la historia, los magos llegaron a Belén para conocer a Jesús recién nacido y ofrecieron incienso, mirra y oro como presentes pero recibieron, a través de un sueño, un aviso de Dios quien les decía que no volvieran a Jerusalén y buscaran otros caminos para volver.

Herodes, al ver que los magos no regresaron, rodeó con su ejército a la ciudad de Belén y ordenó matar a los pequeños menores de dos años, un ángel avisó con tiempo a José de esta situación y consiguió escapar junto a María y al Mesías recién nacido a Egipto donde salvaron sus vidas de esa masacre.

Sin embargo, el ejército obedeció las órdenes de Herodes y mataron a todos estos niños inocentes un 28 de diciembre. Con el pasar de los años esta conmemoración se fue trasformando en una fecha para hacer bromas a la gente perdiendo así el aspecto trágico por el que se originó